07 febrero 2012

Jugando con yo-yos

En la última clase de manualidades de Artesanato, mis compañeras y yo volvimos a ocupar la sala grande del taller después de tres semanas de obras. El grupo de los miércoles compartía mesa de nuevo con los alumnos junior, un grupo de niños y niñas de entre 8 y 14 años, todos ellos muy habilidosos. Todo un lujo poder charlar y compartir con ellos la afición a crear con las manos.
Ese día conocimos a Victoria, la nueva profesora de patchwork y pintura sobre seda, y también a su hijo, un pequeño gran aficionado al origami, el fieltro y otras manualidades, toda una caja de sorpresas...

Encarna y Balbi  nos desvelaron que están preparando un regalito para todas las alumnas del taller. Han conseguido cajas de fresas en una frutería del barrio y las están forrando con la técnica del découpage. Pero hay una condición para conseguir el regalo: que cada de nosotras traiga un cartelito handmade con su nombre para poder personalizarla.  Así, ahora podremos guardar las tijeras, los pinceles, la cola, el cutter, los hilos...todo bien ordenadito.
¿A que están quedando bonitas? Gracias chicas! Viva el reciclaje!!





Mientras Encarna y Balbi se hacían cargo de las cajas y de supervisar el trabajo de los más pequeños, las chicas de los miércoles nos centramos cada una en nuestra misión para aquel día: 

Tere y yo nos decidimos por los yo-yos y aprovechando unos retales de algodón, nos dedicamos a cortar y coser sobre las plantillas. Se trata de una técnica muy sencilla, sólo necesitas retales, hilo y aguja y la plantilla del yo-yo, que está disponible en distintas medidas y formatos. Una vez colocada la tela, se cose siguiendo los agujeros que marca la plantilla. Y una vez cosida, se retira la plantilla de plástico y se frunce el hilo hasta formar un yo-yo de tela. El truco para que el fruncido sea perfecto es meter dentro (antes de fruncir la tela) un cartoncito cortado a la medida de la circunferencia del yo-yo. 

Aquí podeís ver el proceso y los resultados: 





Estos son algunos de los yo-yos terminados y sus aplicaciones: collares, broches y aplicaciones para decorar cojines:














Júlia tapizó su segunda silla con la tela estampada de fer farcells y Marina se dedicó a forrar con tela dos marcos de fotos: uno para su madre, con toile de jouy en tonos azules y otro para su sobrina en tonos rosas y lilas. El toque final, los yo-yos en forma de flor (Marina ya es una experta en la materia )








Espero que os haya gustado el post. El próximo día en el taller creo que volveré a fieltrar lana, ya tengo ganas de volver a practicar, y además tengo un encargo!!









6 comentarios:

  1. Hola guapa, no pares!
    Ja tinc movil nou i et vull encarregar una funda d´aquelles tant mones.

    Et pasaré les mides

    Petonets

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rose!! Només m'has de dir quin color t'agrada. Petonets!

      Eliminar
  2. Ei que treballadores se'ns veu eh!
    Trobo que a idea de posar els yoyos als coixins és genial!
    Ens veiem demà!
    Una abraçada

    ResponderEliminar
  3. Gràcies guapa! Me n'alegro que t'hagi agradat. Demà no vindré, aquesta setnana vindré divendres al matí, ohhhh. Un petonet!

    ResponderEliminar
  4. Ets la BOMBA!!!!!! M'encanta tot el que fas!!!! No paris mai!!!

    ResponderEliminar